Nudos

Ahora todo está empezando, de verdad. Ahora que disfrutas de las seis de la mañana con sol y las cuatro de la tarde con bruma. Que eres un poco más inmune al ruido, a los empujones, a no entender apenas una palabra –quizá ya más de una–. Ahora que ya da igual el ruido en la noche o en los buenos días, los horarios eternos o apretados, los domingos que no llegan –esto no, esto no da igual, pero toca–. Qué bueno encontrar la manera de contrarrestar los edificios que cierran las vistas abiertas al horizonte, esas fáciles de disfrutar en España; igual de bueno que una cerveza artesanal mientras intentas buscar respuestas en las preguntas de quienes también están lejos.  Ahora hay paseos en las avenidas con las luces de Kowloon titilando al fondo. Hay chalanas o quizá un ferry que te ayuda a escapar a una playa diminuta y atiborrada de gente o a otras kilométricas donde al llegar las cinco la luz se hace cada vez más suave… Qué bueno la naturaleza cerca, la soledad escogida, los paseos sin ventanas, los amigos sin para qués, los niños que ríen después de cada clase, las sonrisas en los pasillos, los skypes tranquilos. Que miedo los quizás, qué miedo los comienzos cuando son, ya, comienzos de verdad.

 

_DSC3190

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s